Blog

Los platos más típicos de la cocina alemana

Fecha: 24/Jul/2018

Fuente: www.publico.es Si piensas en los germanos a la hora de comer y beber, seguro que lo primero que te viene a la cabeza son salchichas y cervezas. Sin embargo, la gastronomía del país teutón es mucho más que eso y presenta una gran variedad que se ve enriquecida por las particularidades de cada región y por los aportes de países vecinos, hablen o no el mismo idioma. Te presentamos, entonces, los platos más típicos de la comida alemana. Distintos tipos de carne, patatas y coles forman también parte importante de los generosas raciones que se sirven en suelo alemán, todas ellas regadas, además de por la típica cerveza, por sus buenos vinos. Así que deja la dieta de lado por un rato y acompáñanos en este recorrido culinario que seguro no te defraudará.   Salchichas Hay más de 1500 tipos. Las que más destacan son las de Frankfurt (las más suaves), las de Nuremberg (asadas) y las de Baviera (son blancas). Lo cierto es que como parte de una tapa o como comida, las salchichas alemanas son, sin dudarlo, uno de los elementos más importantes de esta gastronomía.   Brezel Fuera de Alemania se los conoce mejor como pretzel. Se trata de unos panes horneados con una particular forma de lazo, como si se tratara de pequeños brazos entrelazados. Por lo general son salados y de distintos sabores (ajo, orégano, etc.), pero también hay versiones dulces. Resultan ideales para consumir entre horas o en el desayuno.    Knödel o Klöße Ya sea como plato principal, o acompañando otras preparaciones, siempre lucen estos deliciosos bollos de patata, harina, sémola u otros ingredientes y que presentan diferentes tipos de relleno. Se hacen sin levadura y, en su versión dulce, son una excelente opción para un postre.   Schnitzel Tómate un digestivo y atrévete a probar otro de los más típicos platos de la comida alemana. En esta oportunidad hablamos de trozos de carne empanados y fritos, que se sirven junto a un huevo también frito y que se acompaña con verduras o patatas asadas.   Sauerkraut Conocido como chucrut más allá de las fronteras alemanas, esta exquisita preparación -aunque su aspecto no lo denote- no es más que repollo picado muy fino y fermentado en agua y sal. Es el acompañamiento obligado para casi todos los platos, sobre todo si nos referimos a carne y embutidos. Además, siempre es bueno destacarlo, es una comida más que saludable.   El ingrediente principal de este plato es el codillo de cerdo. Hay que cocinarlo durante varias horas en horno a baja temperatura para conseguir el sabor buscado -condimentos mediante- y que la carne se deshaga en la boca. Se puede acompañar con papas cocidas, chucrut o albóndigas.   Kasseler o Kassler No es más ni menos que un filete de carne de cerdo, ahumado y salado. Por lo general, se usa la costilla, pero su nombre varía en relación a la carne utilizada. Por ejemplo, si es la de la paletilla se la conoce como Kasseler Blatt. La del codillo se denomina Kasseler Kamm. El plato se suele completar con chucrut y puré de patatas.   En este caso se utiliza carne de res asada y marinada, al menos por 48 horas, para lograr que se enternezca. El marinado se hace con vino tinto, vinagre, caldo de verduras y con una mezcla de especias (enebro, pimienta, laurel semillas de mostaza, etc.). Finalmente se le agrega una salsa agridulce. Una delicia.     Sülze Es un embutido con gelatina que se realiza con trozos de carne o pollo picado, verduras cocidas y diversos condimentos. Se sirve a temperatura ambiente o apenas calentado y se lo acompaña con con pan o patatas.   Frikadellen o Buletten Esta popular preparación consiste en fritos de carne picada (de cerdo, res o ternero), cebolla o cebollín picado, huevo, pan rallado, sal y pimienta. Tienen forma redonda y algo aplanada y se los puede servir con salsa tártara o blanca. Se consumen tanto fríos como calientes.     Kartoffelsuppe También la sopa forma parte de los tradicionales platos germanos. En particular una preparada con patatas cocidas, cebolla, zanahorias, apio, salchichas y trozos de pan (para conseguir una consistencia espesa). Se la adereza con hierbas aromáticas, pimentón o pimienta.   Strudel A la hora de los postres, la cocina alemana utiliza mucho frutas y cremas. En el caso de este típico plato dulce, nos encontramos ante una masa tipo filo hojaldrada que se enrolla y se rellena de, en su versión más conocida, manzana. Es casi un pastel relleno obligado para todo alemán que se precie.     Selva Negra ¿Quién no se ha deleitado alguna vez con esta torta que ha trascendido todas las fronteras? La preparación consiste en varias capas de bizcocho de chocolaterellenas con cerezas y coronadas por deliciosas virutas de chocolate. Broche de oro.            

Leer Más[...]

Berlín: helado negro, anti-café y otras curiosidades gastronómicas

Fecha: 17/Jul/2018

Fuente: www.lanacion.com.ar Es muy ingenuo pensar que alguien puede "ya conocer" Berlín. Aunque hayas ido varias veces, aunque sigas cada publicación local que enumera lo nuevo, aunque tengas amigos que te cuenten, la ciudad siempre está a punto de mutar. Berlín tiene tantas formas de entrar en ella, que no es exagerado asegurar que una persona puede descubrir un universo entero que a otra jamás se le revelaría. Si vas este verano, en de contemplar la ciudad desde sus cafecitos, de trabajar en bares y de "curtir" sus calles, estos días al menos, vas a encontrarte con estas novedades.       El helado dark la rompe. A los berlineses les encanta decir que el helado negro, que es furor en Instagram está inspirado en el espíritu de una ciudad en la que pasó de todo. O tal vez en el alma oscura del club más importante de la ciudad: el ultra industrial, tecno y sadomasoquista, Berghain. También se ha llegado a decir que es un homenaje a la memoria en uno de sus habitantes más célebres, David Bowie, cuyo disco póstumo fue llamado Black Star. Pero nada de eso es todo cierto. El helado negro, con cucurucho negro,y cobertura negra que fascina estéticamente a Berlín, es otra vuelta de tuerca a la obsesión alemana por comer sano y natural. El "helado gótico" es la contrarespuesta al "helado unicornio", repleto de colores pasteles, pero no es solo eso. Se trata de helado de carbón activado, un componente conocido por su capacidad de desintoxicar el organismo, optimizar el colesterol, mejorar la función renal e incluso prevenir la resaca, Por lo tanto, el color nada influye en el sabor. No necesariamente el helado negro es de chocolate. De hecho, en muchos lugares se vende con limón, lo cual acentúa sus propiedades purificantes. Si, hay goce en la racionalidad.       El "té de perlas" es el nuevo café ¿Cola para llevarse un té? Sí. Las filas de los nuevos fans del té recién listo se convirtieron en un clásico de las tardes en el "Palermo de Berlín", la zona más cool, comercial y ahora mainstream de la ciudad, Mitte. Imagínate toda esa cultura de los granos, del barista, de la preparación y del aroma del café, trasladada exclusivamente al mundo de las hebras. La idea es tan hermosa que al pasar por la puerta de Comebuy, es difícil entender por qué esto no ocurrió antes. El olor que se desprende de las bolsas con pétalos de flores, hojas de hierbas aromáticas y claro, té de todos los estilos, se mezcla con el de las frutas, las chauchas de vainilla y las especias como la canela y el clavo de olor, que se usan para crear combinaciones exclusivas. La "yeite" de Comebuy es que aquí él té es venerado y aunque se trata con devoción oriental, todo el procedimiento de elaboración se entiende a la perfección con los métodos alemanes. Las forma de conservación de los ingredientes, la temperatura del agua y hasta el tiempo en que deberías tardar en tomartelo (el vaso ruega "consumir antes de los 45 minutos"), están contemplados para que sientas que este no es cualquier saquito sumergido en agua caliente. Pero hay algo más. Aunque en Comebuy se puede acceder a té de zonas como Sri Lanka y Japón, lo que vuelve a todo esto un furor total es la especial devoción que parecen tener la mayoría de sus clientes por el "té de perlas" taiwanés. La mayoría de estos tés tienen una base de té mezclada con fruta o jarabe de fruta y leche y un bonus track de bolitas o perlas de tapioca, chia o gelatina que se absorben junto a la bebida en sorbetes gruesos.       ¿Pagar por plato? ¡No! Pagar por tiempo Para muchos bares, los freelancers son hoy una especie de plaga europea. Los trabajadores que se pasean por las ciudades con las notebook a cuestas buscando espacios tranquilos en los que escribir, programar y diseñar son el temor de la mayoría de los bares que saben que lo que consumen no suele justificar el tiempo en que utilizan las instalaciones y ocupan una mesa. Por eso algunos café empezaron a proponer otro trato: pagar por fracción de tiempo, con consumo ilimitado. Be´Kech, que se define más bien como un "anti-café" con espacio de co-working, comenzó a ofrecer eso hace algunos meses con un éxito espectacular. Se dice que el bar hace más negocio con los proyectos a los que se termina asociando que con su menú: un verdadero semillero. El espacio, como la mayoría de los bares alemanes,es amplio, de colores cálidos y maderas. Cuenta con mucha iluminación, flores naturales y claro, comodidades que hacen que no te quieras ir nunca. La comida es absolutamente saludable, y sigue la línea vegana y naturista. Todo se cocina en el día.         El falafel ahora es africano Por ahí para nosotros es lo más común del mundo comer maní, ají, banana, papa, batata y calabaza. Pero en Alemania, son ingredientes exóticos que vienen a aportar "nuevos nutrientes y fuerza natural". Berlín, como la nación a la que pertenece, está obsesionada con conseguir lo mejor de cada parte del mundo. Y en este momento, la fascinación por la nutrición africana los hace devorar aquello que se come en ese continente, sea o no necesariamente originario de allí. El formato en que la dieta africana está llegando a los platos alemanes es el de "fast food": los nuevos falafels, ya no están rellenos de carne, repollos, tomate y lechugas sino de shakalaka, un plato picante africano cuyo ingredientes incluyen tomates, zanahorias, pimientos y chile, porotos y repollo, condimentados, según la receta, con ajo, pimienta, curry, jengibre y cilantro. También en esos lugares podés pedir jollof rice, un arroz similar a la receta anterior al que se le suman plátanos y peras. La comunicación es un fuerte de estos lugares: es icónica. No hace falta que vos hables su lengua ni la alemana, ni siquiera inglés, en la era de los emojis, todos entendemos el dibujito de los porotos y las zanahorias.    

Leer Más[...]

Diseño y hospedaje: Internetísimo.com